jueves, 13 de agosto de 2020

Nuevas Ideas como la no Luz al Final del Túnel

Imagen de Alex Yomare en Pixabay 


Ignorancia política 


La ignorancia política—además, el fanatismo y la virulencia de grupo— ha adquirido un carácter cada vez más viscoso y más concreto en el mundo político de nuestro país. Es verdad que el fenómeno de Nuevas Ideas es el que mejor encarna lo que digo, pero ese fenómeno no es algo completamente aislado; “el ser allí” (frase de Hegel) de Nuevas Ideas es el desencanto político de un amplio sector de la sociedad con los partidos políticos tradicionales, a saber, ARENA y el FMLN, por eso ellos no pueden desvincularse y hacerse los  indiferentes ante éste monstruo de naturaleza repugnante que ellos mismos conscientes o no han engendrado, alimentado y permitido que alcance su plena madurez; esa criatura, deforme e irreconocible, hoy amenaza  con destruirlos.

 

       Pues bien, todos los integrantes del pueblo en nuestro país, en especial los seguidores de Nuevas Ideas, que son los que en este momento más desorientados políticamente están, deberían, por el bien común e individual, ser conscientes, transcender su terreno ideológico, de lo que en realidad (no en las redes sociales del gobierno) ocurre en el mundo político salvadoreño y no engullirse todo tipo de caricaturas fabricadas por los medios mediocres de la nueva derecha deforme: Nuevas Ideas. Consideramos pues que el analfabetismo y el resentimiento políticos de los partidarios  de Nuevas Ideas los convierten en presas fáciles de la narrativa oportunista del presidente Nayib Bukele, difundida vastamente por la amplia red de medios de comunicación afines a su agenda ideológica.

 

       En los siguientes párrafos, de manera sucinta, se analizarán ciertos argumentos esgrimidos con gran vehemencia por parte de los seguidores de Nuevas Ideas. Ellos, con una seguridad dogmática, alimentada y vigorizada por los medios de comunicación decadentes con los que se informan y alimentan su espíritu, dan por hecho, sin poner en tela de juicio sus creencias infundadas, que Nayib Bukele le ha puesto fin a la corrupción, ha cumplido la mayoría de sus  promesas de campaña, que ha vencido el bipartidismo y que él es el presidente que más obras ha realizado en tiempo récord. Veamos pues, en las siguientes líneas, si lo que ellos sostienen realmente resiste.

 

Nayib no es corrupto 


       Los seguidores de Nuevas Ideas sostienen que, a diferencia de los otros presidentes del pasado corruptos en el más alto grado, Bukele es buen ejemplo de político pues en su administración, diáfana como las aguas del Río de Macondo, ha puesto coto a cualquier tipo de corrupción. Este argumento, entre sus eruditos que abundan como las arenas del desierto del Sahara, es considerado como realmente sólido. No obstante, esto podría parecerle a una persona de buen juicio que es una chirigota, mas ese no es el caso. A diferencia de un buen chascarrillo, éste es uno de muy mal gusto, pero sus más contumaces seguidores están dispuestos a dar la batalla en las redes sociales sin importar los atropellos que puedan realizar en contra de la buena gramática. A pesar de que muchos de ellos saben que el presidente no ha clarificado lo suficiente la problemática suscitada por los 30 millones donados por el gobierno mexicano para desarrollar y potencializar el programa “Sembrando Vida” y menos el tan desgastado caso del viaje en avión privado de Osiris Luna, su más obstinados seguidores siguen tozudamente haciendo el ridículo argumentando a favor de lo indefendible de manera  falaz, con argumentos defectuosos formal y materialmente. Existen 18 posibles casos más de corrupción, formando un total de 20 casos; defender esto, señores, sería una evidente traición a la verdad. Sin embargo,  los seguidores de Nuevas Ideas lo hacen así. Por lo tanto, ese gran argumento, de que en la administración bukeliana no existe ningún tipo de corrupción, resulta no sólo parodiable sino que hasta ofensivo para una persona de una inteligencia decente o modesta; le puso, quizá, coto a la corrupción que se realizaba cobardemente a escondidas y a oscuras, pero su administración le ha dado rienda suelta aquella y la ejecuta sin ningún pudor a la luz pública. Resulta totalmente inconsecuente y repugnante leer uno de sus gorjeos (tweets)  en el que dice: “adiós a la corrupción”.

 

Ha cumplido 


        Otro argumento bastante extraño de los seguidores de Nuevas Ideas es que ellos sostienen apasionadamente que Nayib Bukele es el presidente  que más promesas de campaña ha cumplido. Esto como sabemos, es totalmente falso. Sin embargo, para que nuestra opinión no quede, sin fundamento, en el aire, es preciso,  señores de Nuevas Ideas, refrescarles  un poco sus atiborradas memorias. Cómo es bien sabido, El 28 de marzo de 2019, él se comprometió públicamente que en los primeros 100 días de su gestión extraditaría de Nicaragua al expresidente Mauricio Funes para que enfrentara la diáfana e intachable  justicia salvadoreña. Esto bastaría, como vemos, para derrumbar el argumento de los seguidores del presidente Bukele. También prometió que no seguiría hundiendo más al país en las deudas, la compra de dinero, impagables, tal como hicieron ARENA y el FMLN, pues, como decía antes de ser presidente, "el dinero alcanza cuando nadie se lo roba”. Esto como es de notar, es falso, éste es el presidente que más dinero ha demandado, parece que nunca le alcanza, lo cual resulta curioso ya que nadie,  con tanta honestidad y probidad a su alrededor, se lo puede robar. Asimismo se comprometió a eliminar la contribución especial para la seguridad. No lo hizo. La única  justificación que presentó fue que aquella sería utilizada para pagar bonos a los soldados.

 

¿El fin del bipartidismo?


        Los seguidores de Bukele argumentan que, gracias a él, el bipartidismo llegó a su fin en el Salvador. Supongamos que eso fuera verdad, cosa con la que no suscribo completamente, ¿cuál sería pues  el beneficio de esto? ¿Acaso Nuevas Ideas es mejor que ARENA y el FMLN? ¿Se ha logrado erradicar el fanatismo y a la virulencia de grupo? De ninguna manera. De nada sirve que se termine con el bipartidismo si el partido de Nuevas Ideas es mucho peor que los otros dos juntos. En esta administración en vez de disminuir el fanatismo y la virulencia de grupo, éstos defectos han aumentado, gracias a la narrativa Manes que utiliza el presidente, de manera considerable. Por lo tanto, pienso que de nada sirve el fortalecimiento de ésta institución, lo más seguro, después de ver su operar en estos pocos meses, es que aquello no se traducirá en algo beneficioso para la clase proletaria, por el contrario traerá mucha más miseria y angustia, mayor de que la que ya existía antes de que ellos se montaran sobre el desgastado y adolorido lomo del proletariado salvadoreño.

 

Las obras públicas 


        Los seguidores de Nayib Bukele se jactan de que él es uno de los presidentes que más obras públicas ha realizado en un periodo de tiempo relativamente corto. Es verdad que construyó el puente María Chichilco, catalogado por muchos como una pasarela, y que, a pesar de ser una obra tan  neófita, presenta serios daños y desgastes considerables. Pienso que sus seguidores  deberían ser más realistas y observar los datos,  aquellos no están de su parte.  De que fue una obra mediocre, no queda ningún tipo de duda, pero le hicieron propaganda como una obra de primer nivel; lástima que no duró mucho la algarabía. El presidente, señores de Nuevas Ideas, está a favor de su causa, su familia y amigos, ricos por supuesto; el pueblo andrajoso no entra en su esfera.

 

      En conclusión, es evidente que los medios de comunicación afines a su agenda partidaria han jugado un papel de capital importancia en difundir e infundir una idea totalmente ideologizada y alejada de la realidad sobre el presidente Nayib Bukele. Pero los críticos, que nos aventuramos a ir más allá de las apariencias vulgares, sabemos que no es cierto de que Nayib esté combatiendo activamente la corrupción y de que esté cumpliendo sus promesas de campaña. Es menos cierto de que haya superado el bipartidismo y de que haya realizado grandes obras públicas dignas de admirar así como de elogiar por su carácter estético.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

chintoliano@gmail.com