jueves, 16 de abril de 2020

Una reflexión genérica sobre la COVID-19

Imagen de Ajay kumar Singh en Pixabay




Una reflexión genérica sobre la COVID-19 by Víctor Salmerón on abril 16, 2020 in Covid19, reflexión

    

Impacto del virus


La actividad ordinaria del ser humano durante esta pandemia se ha visto, en los diversos campos prácticos, aquietada, no totalmente pero sí de manera considerable, por la irrupción de un virus; parece chistoso ¿no? que algo de hecho tan minúsculo e imperceptible nos esté poniendo en crisis y desnudando nuestra fragilidad, esto nos debería llevar a recapacitar un poco más sobre el poder real que existe en lo pequeño, en lo ignorado, en lo imperceptible. Esta pandemia ha desnudado lo mejor y lo peor del ser humano, sus mejores virtudes y sus peores defectos. Este virus, por la rapidez con la que se ha propagado, ha paralizado y alterado a casi toda la normalidad vigente. Es una pandemia, que como siempre ha golpeado más al pobre, al que tiene que venderse como mercancía para asegurase una vida más o menos vivible. Sin embargo, en esta situación es preciso detenerse y hacer una pequeña reflexión; pensar el problema y la densidad de éste momento de manera filosófica. La crisis que ha desatado la COVID-19 nos recuerda algo muy simple, pero que por simple y ordinario, se suele olvidar frecuentemente: la vida humana es finita; es frágil y mortal; es más, un virus la puede destruir. Para aumentar la santidad y la humildad cristianas, los santos —cuyo estilo de vida no parece demasiado atractivo al ser humano moderno, pero que en su tiempo era visto, por una gran cantidad de sujetos, como algo de naturaleza heroica y noble— pensaban constantemente en la muerte. Y es que a pesar de todo el cúmulo de posibilidades que se despliega ante el ser humano, entre todas ellas, está la más segura e inevitable de todas: la muerte; la cual en algún momento se hará presente; y nunca, por difícil o fácil que sea la situación, aquella llega en un momento oportuno.

 

Este virus, como nosotros, se ha generado en la naturaleza y de manera arbitraria, como muchas cosas en la naturaleza, se introduce en la célula como parásito sin serlo para reproducirse en ella. A los que se creen tan importantes me gustaría recordarles que los virus en el proceso evolutivo, no hay que olvidar, son anteriores a nosotros.

 

Naturaleza objetiva y subjetiva 

Una reflexión genérica sobre la COVID-19 by Víctor Salmerón on abril 16, 2020 in Covid19, reflexión

Esta situación nos recuerda que nosotros no somos el sujeto y que la naturaleza es el objeto; que la podemos observar y mangonear a nuestro gusto. Somos un proceso de la naturaleza, estamos inmersos en ella, somos parte de ella, somos ella; somos hijos de la tierra, pero debido a la libertad podemos meter la mano en el curso de aquella (de la naturaleza), pero de ello no se sigue que seamos absolutamente independientes de ella. Está crisis muestra lo poco importante que es el ser humano, lo limitado y débil que es. Así que pensar que, por los grandes avances que la humanidad ha logrado alcanzar en diversos campos del saber humano, podemos dominar y esclavizar la naturaleza a nuestro antojo es una ilusión; somos parte de su proceso y seremos sus víctimas a la postre.

 

El sistema capitalista 


Esta crisis muestra también otra cosa: la incapacidad del sistema capitalista para lidiar con esta situación lamentable, la prueba de esto es la mayoría de países en los que éste impera como amo y señor. Pero eso no debería de escandalizar, si es bien sabido que los intereses de los capitalistas y los del pueblo y los de los exteriores al sistema o a la totalidad, son completamente opuestos. A ellos, la mayor parte de veces, los mueve el deseo feroz e irracional de la acumulación de dinero, pero la vida del obrero y la de los que ni son obreros sino exteriores a la totalidad vigente no les importa.

 

Pero toda esa acumulación debería ser redistribuida, y en nuestro país una acción así sería genial, entre los más necesitados, no como un acto de caridad vulgar, propio de los religiosos gazmoños, sino porque es algo que les pertenece, pues es desde la nada de la clase obrera, en términos del capitalismo, que se genera el capital y lo más importante el plus valor. Este, por la avaricia a veces que ni el mismo rico sabe, es robado, el rico le roba su plus valor, y ese robo es justificado legalmente, pero el hecho que algo sea legal no implica luego que sea ético.

 

Pensar que por lo que está sucediendo el capitalismo será destruido es algo, a mi juicio, bastante iluso. El fundamento de una cosa no aparece, no se presenta como fenómeno. Pues el ser de algo es el sentido de algo, su lógica interna. Así que cualquier ataque a una determinación del capital no lo destruirá, la única forma de acabar con el capitalismo es desarticulando su lógica interna y destruyendo las reglas de su juego. Pues su ser es aquello que se mantiene oculto, y esa es la razón por la que sigue aún hoy, a pesar de su descomunal fracaso empírico, vigente.

 

Dado que el mundo es la creación del ser humano, es preciso afirmar la vida humana de manera universal. No sólo la de la comunidad sino toda la vida de todos los seres humanos del planeta. La muerte de un ser humano representa la muerte del significado del mundo. Pues el mundo como totalidad está abierto, y con cada sujeto que aparece, el significado se hace más rico, denso y complejo.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

chintoliano@gmail.com