domingo, 15 de agosto de 2021

El valor de la religión, la creencia y el dogma👎

El valor de la religión


Si hay algo que tengo bastante claro es esto: una creencia en nada aventaja a otra creencia. Es muy común que entre las religiones existan divisiones y pugnas que son realmente irreconciliables. La razón de esto, supongo yo, es porque las verdades que ellos sostienen son dogmáticas y no han sido demostradas mediante el método científico; no son verdades positivas; son verdades simplemente sostenidas por un grupo de personas que, según sostienen, han recibido esa revelación directamente de dios y es por eso que se les debe de respetar. 



Sin embargo la ciencia posee un carácter, una naturaleza, disímil a esa posición dogmática, porque esta sólo acepta aquellas verdades que han sido demostradas positivamente; ese no es el caso de los cristianos o de las diversas religiones en el mundo. Es por eso que estas religiones a veces se vuelven feroces y persiguen a todo el librepensador que no se ajuste o que difiera abiertamente de los dogmas y las doctrinas que ellos sostienen. Bueno, ellos deberían de ser tolerantes porque muchas veces les he escuchado proferir frases como por ejemplo “respeta mi creencia” o “no hables así de mi religión, ofendes mis sentimientos religiosos”.



Es común que muchos sujetos religiosos se identifican con su creencia y por lo mismo creen que cuando uno ataca las bases endebles de una creencia los está atacando a ellos, en todo caso, lo que se hace simplemente es atacar la idea o la ideología que está detrás de esa creencia, pero no se está necesariamente atacando a la dignidad humana del creyente, pero la mayoría de estos sujetos no logra entender, tal vez la inteligencia no les da para poder darse cuenta de que no es que uno tenga algo contra ellos sino simplemente contra el sistema de ideas con el que suscriben y tratan de imponer a los demás. 


El sostener la existencia de un determinado dios, el judeocristiano por ejemplo, debería de concientizar  a los que creen en este tipo de delirios sobre lo siguiente: la posible existencia de otros dioses, desde su lógica, no es algo descabellado, porque ese dios adorado por los cristianos no ha sido demostrado mediante el método científico y la investigación independiente. Esto nos permite afirmar que, dado que ninguna deidad hasta la fecha ha sido demostrada por una investigación seria, se debería dar el mismo crédito al mito griego como a las mitologías amerindias.



 Mientras esos dioses no sean demostrados positivamente, mientras esos dioses no se muestren realmente cómo son, no se debería dar ningún crédito a esas religiones. Es bastante usual que ciertas personas, especialmente los líderes religiosos, se lucren de la religión a la que ellos pertenecen. Gracias al evangelio siguen haciéndose ricos y sembrando toda clase de miedos en fieles e infieles. Eso es algo despreciable. Pero al parecer la gente quiere creer en cuestiones absurdas, y bueno contra eso no se puede hacer nada, pero, como he dicho ya anteriormente, una creencia en nada aventaja a otra creencia. 



Así pues para que esas supuestas verdades religiosas, que sostienen con tanta tenacidad sus líderes, sean respetadas, bueno, deberán de pasar el rigor propio que exige la ciencia, hasta que esas esas hipótesis, infundadas hasta ahora, que defienden a capa y espada los integrantes de las sectas y grupos religiosos, no sean demostradas positivamente, se deberían pues de poner entre paréntesis, se debería de aceptar humildemente de que son meras opiniones y nada mas, pero muchos no se conforman con creer y guardarse para sí sus absurdas creencias y quieren hacer pasar tales locuras como si fueran verdades absolutas. Conviene decir que las verdades absolutas son relativas, son relativas al experimento, y mientras que ellas no se hayan demostrado como ciertas se deberían de poner entre paréntesis y re-analizarlas.